¡Merece la pena arar!

A menudo, no es fácil para municipios y proyectistas tender conductos de abastecimiento sin una invasión importante en la naturaleza. Sin embargo, con el arado de tendido de FOECK es posible realizarlo de manera fiable.

"Tender cables y tubos allá donde sea necesario."

Una de las ventajas de la técnica de arado: Por lo general, no se requieren labores de preparación del terreno que dañen la naturaleza (como, por ejemplo, retirar la capa de tierra fértil, árboles y arbustos). No se excava el terreno y se evita, de este modo, un cambio de la estructura del terreno así como la posterior compactación.

En la construcción abierta con fresadora o excavadora, las piedras que caen sobre el tubo en el momento del llenado, ejercen una presión de superficie sobre el tubo debido a la tierra que se encuentra por encima (en el caso de una piedra con un diámetro de 5 cm la masa de tierra situada por encima es de unos 6 kg). Esta presión puede llegar a ser más de 4 veces el valor permitido.
Debido a la compactación mecánica o autónoma (asentamiento) del terreno (derecha) se produce la deformación del tubo tendido. Es muy probable que se produzca una rotura del tubo.

En la construcción sin zanjasa (imagen) el cable/tubo tendido con la técnica de arado está colocado en el fondo de colocación de manera holgada y sin presión. En el proceso de reconstitución de la superficie se cierra la hendidura de tendido desde arriba hasta casi la mitad. La tierra forma un puente por encima del cable/tubo tendido. Aunque caigan piedras, no dañan el cable/tubo. El tubo solo soporta el peso propio de las piedras. Este puente de apoyo protege el cable/tubo tendido. Aunque circulen vehículos pesados por encima de la hendidura de tendido, no se generan cargas en el cable/tubo tendido. No es necesario realizar una cama de arena.

En una sola pasada, el arado de tendido hace una pequeña hendidura en el suelo con la ayuda del cabrestante, al mismo tiempo pueden colocarse uno o varios cables/tubos de manera segura sobre el fondo de la hendidura que ha sido alisado previamente.

Dependiendo de su número y tamaño, los tambores de cable también son transportados en el arado. Tras el proceso de tendido, la estrecha hendidura se cierra casi por sí misma y protege el cable y tubo de manera duradera, tal y como se ve en la imagen de arriba.

Cables y tubos deberían estar bajo tierra

No solo hay que proteger el material de tendido, sino que también el paisaje. Una vez que el arado de tendido de FOECK, también llamado arado de cable o arado araña, ha finalizado su trabajo, solo un experto podrá intuir cuál ha sido el procedimiento de trabajo. Incluso sin necesidad de realizar grandes labores post-tendido, en el trazado no se podrá ver a simple vista lo que se ha conseguido insertar en muy poco tiempo en el subsuelo a una profundidad de hasta 2,5 m. Impresionante, tanto por su movilidad como por sus cualidades todoterreno. Con sus brazos telescópicos en las ruedas, ajustables hacia todos los lados, es capaz de regular las ruedas en vertical de tal manera que puede arar en vertical en taludes de hasta 45 grados. Los brazos telescópicos también pueden ajustarse hasta 6,50 m en horizontal. Gracias a ello es capaz de circular por encima zanjas, pozos y similares. Con el arado de tendido se consigue arar un radio de curvatura de hasta 4 m (véase imagen derecha). Puede emplearse en taludes, en bosques, cerca de árboles, arbustos y setos, en pendientes fuertes, detrás y por encima de vallas protectoras, al lado de superficies asfaltadas, a través de arroyos y ríos así como en humedales de zonas pantanosas, es decir, prácticamente en cualquier lugar.

Procedimiento de tendido según EN 1610

El enterrado de conductos con el arado de tendido de FOECK es una técnica de tendido automatizada de acuerdo con el borrador final de la norma europea EN 1610, es decir, que se trata de un proceso de tendido que cumple la normativa y los requisitos técnicos más recientes.